Jiro Murai y Mary Burmeister


Jin Shin Jyutsu ® fisio-filosofía es un arte antiguo de armonización de la energía de vida en el cuerpo. Nacido de la sabiduría innata y transmitido de forma oral de generación en generación, el Arte había caído en relativa oscuridad cuando fue revivido dramáticamente a principios de 1900 por el maestro Jiro Murai en Japón.

Jiro Murai

Jiro Murai, redescubridor del JSJ

Jiro Murai

 

Basado en un conocimiento antiguo del cuerpo y la creación, Jin Shin Jyutsu fue transmitido oralmente de generación en generación y había virtualmente desaparecido en Japón cuando fue redescubierto a principios de 1900 por Jiro Murai, un filósofo japonés. Siendo joven, Murai contrajo lo que se diagnosticó como una enfermedad terminal. Le pidió a su familia que le llevara a las montañas y le dejara en soledad durante 7 días.

En un estado febril, Murai imaginó sabios en meditación espiritual usando posiciones de dedos que él se aplicó a sí mismo mientras entraba y salía de un estado de consciencia. El séptimo día estaba completamente sanado y prometió dedicar el resto de su vida a estudiar la conexión entre este asombroso descubrimiento y los mudras que había usado.

 

 

Leer más sobre Jiro Murai

“Desveló el misterio de una antigua historia sencilla, el Kojiki, que describe la creación en alegorías” dice Burmeister. “Él lee en las palabras”.
De su estudio del Kojiki y de sus 50 años de experimentación personal, Murai concluyó que Jin Shin Jyutsu era más que una Filosofía del cuerpo.

“Murai estudió los puntos de acupresión chinos y después lo llevó un paso más adelante experimentando en sí mismo y ayunando. Comparó lo que había experimentado con los antiguos escritos de acupuntura y con lo que había sentido.
Sus experiencias fueron más profundas que lo que encontró en los escritos. Hay una comprensión en Jin Shin Jyutsu que es más profunda que la técnica” dice Mary Burmeister.

Las teorías del cuerpo y la filosofía de la creación estaban lejos de la mente de Mary Burmeister cuando se encontró con Jiro Murai a finales de los años 40.

Extracto de la entrevista realizada a Mary Burmeister en Marzo/Abril de 1988 en la revista Yoga Journal. Por Melissa Higgins

Mary Burmeister

Mary Burmeister empezó a enseñar el Arte a principios de 1960, y hoy en día hay miles de estudiantes en Estados Unidos y alrededor del mundo.

Mary Burmesister, impulsora del JSJ

Mary Burmesister, impulsora del JSJ

Mary Burmesister, impulsora del JSJ

Mary Burmesister, impulsora del JSJ

Mary and Patt

Mary and Patt

Mary y Cinthya

Mary y Cinthya

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mariko Ino

(Pequeña autobiografía extraída de la entrevista cuyo texto íntegro se muestra más abajo)

Japonesa-americana de primera generación nacida en Seattle, (EE.UU.) se fue a Japón a aprender japonés, no a estudiar Jin Shin Jyutsu. “Una jovencita vino a mí y me pidió que le enseñara inglés” recuerda Mary Burmeister. “fue a través de este encuentro casual que, meses más tarde conocí a Jiro Murai en su casa. Las primeras palabras que él me dijo fueron – ¿te gustaría estudiar conmigo para llevar un regalo de Japón a América? – No tenía ni idea de lo que estaba hablando, pero fui a oírle hablar y supe que me quedaría a escuchar. Estudié con él en Japón durante 5 años y, después en América, por correspondencia durante 7 años más”.

“Después de dos años de intercambiar conceptos y experiencias con la quiropráctica empecé a traducir y poner por escrito lo que había aprendido de Jiro Murai. Me quedaba hasta altas horas de la noche, después de cuidar de los niños, a escribir y hacer dibujos. La quiropráctica me dijo que tenía unos cuantos colegas con quienes le gustaría que compartiera Jin Shin Jyutsu. Nuestro grupo creció hasta ser 6 estudiantes, incluyendo un psicólogo, un médico y otro quiropráctico. Así es como comenzó”.

Una entrevista con Mary Burmeister, Maestra de Jin Shin Jyutsu

Por Melissa Higgins
Mary and Patt Jin Shin Jyutsu
Mary and Patt Jin Shin Jyutsu
Versión editada de un artículo publicado en el Número de Marzo/Abril de 1988 de la revista Yoga Journal

Esta diminuta, energética mujer, colocó una de mis manos en las suyas, agarrando mi pulgar firmemente, pero sin tensión. Sus ojos brillaron al mirar en los míos y dijo, “¿lo ves?, ¿No es sencillo?”. Milagrosamente la tensión de meses de trabajo desapareció. Era Jin Shin Jyutsu en acción, me explicó.

Categorizar Jin Shin Jyutsu puede ser tan difícil como encasillar a su Fuerza Líder, una-mujer, Mary Burmeister. Mas que un estilo de trabajo corporal, es una filosofía de vida enseñada por un Maestro que vive su filosofía.

Burmeister describe Jin Shin Jyutsu (que en japonés significa arte del Creador a través del hombre de compasión) como una “fisio filosofía“ que todos usamos inconscientemente, que no “hace” nada, y engloba todo. “Lo llamo el arte de vida, el arte de vida mismo. Es todo el cosmos y no puede categorizarse” explica Burmeister.

El propósito de Jin Shin Jyutsu es liberar las tensiones que causan varios síntomas físicos. El cuerpo dice Mary Burmeister, contiene caminos de Energía que alimentan de vida todas las células. Cuando uno o más de estos caminos se bloquea, el efecto dique puede llevar a molestia o dolor. Jin Shin Jyutsu, rearmoniza y equilibra los flujos de energía.

Recientemente he participado en un curso de cinco-días de Jin Shin Jyutsu de Burmeister, para aprender más acerca de este poco conocido “arte” de Oriente. Aunque ella tiene muchos seguidores leales, Burmeister pasa desapercibida y hasta ahora nunca ha concedido ninguna entrevista.

Basado en un conocimiento antiguo del cuerpo y la creación, Jin Shin Jyutsu fue transmitido oralmente de generación en generación y había virtualmente desaparecido en Japón cuando fue redescubierto a principios de 1900 por Jiro Murai, un filósofo japonés. Siendo joven, Murai contrajo lo que se diagnosticó como una enfermedad terminal. Le pidió a su familia que le llevara a las montañas y le dejara en soledad durante 7 días .

En un estado febril, Murai imaginó sabios en meditación espiritual usando posiciones de dedos (Mudras) que el se aplicó a si mismo mientras entraba y salía de un estado de conciencia. El séptimo día estaba completamente sanado y prometió dedicar el resto de su vida a estudiar la conexión entre este asombroso descubrimiento y los mudras que había usado.

Buscando respuestas, Murai estudió la Biblia (que el mismo tradujo) y textos antiguos chinos, griegos e indios. Pero fue el Kojiki, “el Registro de Cosas Antiguas japonés” el que le abrió la puerta.

“El desveló el misterio de una antigua historia sencilla, el Kojiki, que describe la creación en alegorías” dice Burmeister. “El lee en las palabras”.

De su estudio del Kojiki y de sus 50 años de experimentación personal, Murai concluyó que Jin Shin Jyutsu era más que una Filosofía del cuerpo.

“Murai estudió los puntos de acupresión chinos y los llevó una paso más adelante experimentando en el mismo y ayunando. Comparó lo que había experimentado con los antiguos escritos de acupuntura y con lo que el había sentido. Sus experiencias fueron más profundas que lo que encontró en los escritos. Hay una comprensión en Jin Shin Jyutsu que es más profunda que la técnica” dice Burmeister.

Las teorías del cuerpo y las filosofías de la creación estaban lejos de la mente de Burmeister cuando se encontró con Murai a finales de los años 40.

Una americana ,Japonesa de primera generación, nacida en Seattle, se fue a Japón a aprender japonés, no a estudiar Jin Shin Jyutsu. “Una jovencita vino a mí y me pidió que la enseñara inglés” recuerda Burmeister. “fue a través de este encuentro casual que, meses más tarde conocí a Jiro Murai en su casa. Las primeras palabras que el me dijo fueron – ¿te gustaría estudiar conmigo para llevar un regalo de Japón a América? – No tenía ni idea de lo que estaba hablando, pero fui a oírle hablar y supe que me quedaría a escuchar. Estudié con el Japón durante 5 años y, después en América, por correspondencia durante 7 años más”.

Sin embargo pasaron 17 años antes de que Mary Burmeister pudiera compartir Jin Shin Jyutsu con otros.
“Sentí que tenía que -saber algo- antes de poder decir que lo sabía. Entonces me di cuenta de que nunca puedes decir que conoces realmente un Arte como éste.
Un día me encontré a mí misma tímidamente tendiendo la mano a una vecina con un problema de espalda y diciendo: -a lo mejor puedo ayudarte-
después de trabajar con ella durante 5 años me trasladé y ella volvió a la consulta de su quiropráctica, quien enseguida me llamó pidiéndome que nos encontráramos. Esta quiropráctica se convirtió en mi primera estudiante.

“Después de dos años de compartir con la quiropráctica empecé a traducir y poner por escrito lo que había aprendido de Jiro Murai. Me quedaba hasta tarde por la noche, después de cuidar de los niños, escribir y hacer dibujos. La quiropráctico me dijo que tenía unos cuantos colegas con quienes le gustaría que compartiera Jin Shin Jyutsu. Nuestro grupo creció hasta ser 6 estudiantes, incluyendo un psicólogo, un médico y otro quiropráctico. Así es como comenzó”.

Burmeister explica que nuestra energía revitalizadora, que fluye subiendo por la espalda y bajando por el frente del cuerpo, puede bloquearse en “26 Cerraduras de Energía de Seguridad” o lo que ella llama “especialistas”, situados a lo largo del cuerpo o en los órganos mismos.
“Cuando abusamos de nuestros cuerpos en nuestras rutinas diarias, mental, emocional, digestiva o físicamente, nuestro sistema de Cerraduras de Energía de Seguridad, se activa” dice Burmeister.
“Esto es simplemente para avisarnos que estamos abusando de nuestros cuerpos”.

Un flujo puede desbloquearse a través de una secuencia de pasos, o a través de un rapidito tan simple como agarrar un dedo. La energía revitalizadora fluye entonces a través de las manos, o lo que Burmeister llama, los “Cables para Recargar” y puede penetrar a través de la ropa o, incluso una escayola.

“Presión ligera va a través de la piel hasta el hueso. Si duele es por el bloqueo y el dolor viene de la persona, no de la presión. No tenemos que perforar hasta la misma médula del hueso. Todo lo que tenemos que hacer es quitar los diques”.

Burmeister dice que en Jin Shin Jyutsu no hay diagnosticar, sanar o curar. “Algunos de vosotros podéis salir ahí fuera, coger el libro, mirarlo y probar. Pero no estáis haciéndolo, es la luz y “el Especialista” que lo hacen. Y la persona con la que estás trabajando dice: mira, se me ha ido el dolor de cabeza. Pero no eres tu quien lo ha hecho, es “el especialista” en el paso uno, paso dos, paso tres que está limpiando los residuos de esta queja en particular. No podemos hacer nada mal porque no estamos haciendo nada. Solo somos cables para recargar”.

“No hacer nada” y a la vez hacer algo es una de las varias paradojas en Jin Shin Jyutsu. A pesar de sus principios esotéricos, Burmeister mantiene que Jin Shin Jyutsu es un arte innato que cualquiera puede aprender sin mucho entrenamiento.

“Platón dijo -Aprender es recordar- No tenemos que aprender nada. Estamos siempre utilizando parte de Jin Shin Jyutsu de forma natural, pero en cuanto venimos al mundo es “tengo que tener, tengo que ir, tengo que obtener educación, y la habilidad permanece dormida”.

Una estudiante con esguince de tobillo le dijo a Burmeister que después de su accidente había desarrollado el hábito de sujetar la muñeca. “Eso ayuda al esguince” le contestó Burmeister. “Llevamos en brazos a los bebés de una forma determinada, y eso está ayudando al pequeño sin que nosotros sepamos por qué. Cuando un bebé se chupa el pulgar, nosotros le decimos, no, no, eso está mal, pero el bebé nos está hablando de sus necesidades. Necesita energía real, o su digestión necesita ayuda. Chuparse el pulgar ayuda a los sistemas nervioso y muscular del bebé. Como adultos podemos sujetar el pulgar y obtener el mismo resultado.

Burmeister dice que Jin Shin Jyutsu no solo ayuda al cuerpo, sin que cambia las actitudes que están por detrás de los síntomas físicos que subyacen. “Jin Shin Jyutsu ayuda a todo, desde la cabeza a los dedos de los pies, y desde los dedos de los pies a la cabeza. Hay 27 trillones de células en el cuerpo, y cuando sonreímos las 27 trillones de células sonríen con nosotros. Así es como nos ayudamos a nosotros mismos en salud”.

“Una niña de cinco años vino para una sesión con sus padres. En la primera sesión estaba infeliz. Ceño fruncido. Después de la tercera sesión sonrió a su madre y dijo Amo la Vida. ¿No es eso dinámico?”

Durante los cinco días de clase, Burmeister compartió otras historias exitosas. Una mujer en una silla de ruedas, cuyas manos estaban rígidas por la artritis, era incapaz de disfrutar de su hobby favorito, hacer punto. Una amiga familiarizada con Jin Shin Jyutsu le enseñó a sujetar los dedos. Unos días después de practicar con Jin Shin Jyutsu cada noche, la mujer volvió a tejer.

Un adolescente que trabajaba en un restaurante de comida rápida, se quemó el brazo en una gran freidora con aceite caliente. Su madre, una estudiante de Burmeister, colocó las manos suavemente en sus pantorrillas, el sitio especificado en Jin Shin Jyutsu para ayudar las dolencias de piel. A la mañana siguiente, no solo habían desaparecido las señales de quemadura, sino que su cutis también se había aclarado.

Increíbles como son estas historias, me pregunto cómo puede ser que una terapia corporal, que no incluye manipulación directa y profunda de la columna o los músculos, pueda ser tan efectiva. A pesar de que sentí desaparecer la tensión cuando Burmeister sujetó mis dedos, todavía no estaba completamente convencida.

Entonces experimenté un tratamiento completo de Jin Shin Jyutsu de primera mano, en una sesión práctica durante la clase. Burmeister me echó un vistazo y dijo, “eres una “hacedora”. Estás en el mundo intentando siempre que se hagan las cosas, en lugar de relajarte y dejar que las cosas sean”.

Observando mi cuerpo –el doblarse de los dedos de mis pies, mis manos colocadas sobre mi estómago, mi hombro izquierdo más alto que el derecho- Burmeister parecía saberlo casi todo acerca de mi. Sin embargo ella insiste en que no hay nada inusual en lo que ella hace.

“Cuando alguien viene a una sesión, se lo que comen, se cuales son sus necesidades. Y ellos dicen, guau, eres vidente. No soy vidente. No hay nada misterioso en ello. Solo estoy leyendo lo que el cuerpo me dice”.

Dirigidos por Burmeister, un estudiante colocó sus dedos debajo de la parte posterior de mi cuello, y el otro sujetó el dedo gordo del pié y el tobillo. Dos estudiantes, cada uno a un lado de mi cuerpo, pusieron una mano debajo de mi espalda. Luego uno de estos estudiantes agarró la parte interna del muslo a la altura de la rodilla, y el otro puso su mano libre encima de mi pantorrilla. Durante los siguientes 20 minutos sentí que la tensión en mi espalda se derretía. Burbujas se elevaron desde las profundidades de mi torso. Los dedos de los pies y de las manos se retorcieron y movieron. Mi respiración se volvió más profunda y uniforme. En general sentí una sensación de calma, equilibrio y bienestar. Incluso la hinchazón de mis mejillas desapareció.

Otros estudiantes experimentaron sus propios pequeños éxitos. Obviamente, algo funcionaba, pero durarían los resultados?

Mary dijo: “Lo físico, mental y emocional puede haberse limpiado por ahora, pero si vas y lo ensucias de nuevo, necesitamos limpiar la suciedad, el polvo y la mugre grasienta otra vez. Eso es todo. Vuelves para más limpieza o lo haces tu misma.”

A pesar de estar dedicada a su trabajo, Burmeister se resiste a promover Jin Shin Jyutsu como un negocio. Ella no anuncia sus cursos o su consulta privada en Arizona, y, sin embargo, sus clases se llenan rápidamente con estudiantes de todo el mundo, y los nuevos clientes tiene que esperar hasta un año para recibir tratamiento. Observando y hablando con Burmeister, enseguida pude entender por qué: viviendo la simplicidad, calma, paciencia y moderación que están en el corazón de Jin Shin Jyutsu, ella se ha convertido en su mejor promotor.

“En Jin Shin Jyutsu no hay profesores ni maestros, todos somos lo mismo. Siempre digo sé el ejemplo, no tenemos que sermonear a otras personas. Cuando la gente me ve y dice ‘eres tan calmada y relajada´ ¿Cómo lo haces?, ¿tomas pastillas o algo?” entonces les puedo hablar de las manos. Los cables para recargar son la luz. Llevo treinta años estudiando y no se nada.”

“No veo un futuro. Solo estoy en el ahora. Cualquier dirección que es, es. Cualquier dirección que viene, eso es lo que soy”. Estamos teniendo esta entrevista, porque David, (su hijo y manager de la empresa) dice que es la hora de salir ahí un poquito más. “Yo nunca me interpongo en los planes de Dios. Simplemente me dejo llevar con lo que es. La vida no es una lucha, la vida es disfrutar el ahora. Es simple”.

Recordando a Mary (21 October 1918 – 27 January 2008)

Querida Familia Jin Shin Jyutsu

Jin Shin Jyutsu, Mary Burmeister con David y Michael Burmeister

Jin Shin Jyutsu, Mary Burmeister con David y Michael Burmeister

Es con una mezcla de profunda tristeza y alegría que os informamos que nuestra querida presidenta y Fundadora Mary Burmeister ha vuelto al Creado. Es raro que un alma tan grande y hermosa honre este planeta, y nosotros, cuyas vidas tocó, la recordaremos con profundo afecto y reverencia.

Deseamos que esta página conmemorativa sirva como un atisbo en la vida que transformó las vidas de miles de personas a través del bendito Arte de Ji Shin Jyutsu.

Con amor

David y Alice, Michael y Marta, Jody, Pat, Karen, Terry, Marty, Catalina, Jeffre…

“Lo que dice Mary, …”

Mi mente está abierta, donde quiera que estoy simplemente estoy empezando. Gracias, Dios, Gracias. Estas palabras de “lo que dice Mary, …” proporcionaron el tono ceremonial para la ceremonia que tobo lugar en el Templo Hakubai, el 2 de Febrero del 2008 en Boulder, Colorado. Dirigido por mi Maestro Hakubai Zenji (Martin Mosko), el shanga y yo cantamos el Sutra del Corazón de Gran Sabiduría Perfecta, ofrecimos incienso, hicimos postraciones y la honramos en nuestros corazones. Hice una presentación de su encarnación de Jin Shin Jyutsu y su magnífica iluminación que tocó tantas vidas. Concluimos nuestro servicio añadiendo su nombre a nuestro linaje. Comenzando con el Buda Sakyamuni, el Buda histórico, recitamos los nombres de todos los maestros budistas en nuestro linaje. Su nombre fue el 89 nombre anunciado en un linaje ininterrumpido que se extiende más allá de 2500 años de enseñanza compasiva desde India a China y desde Japón a los Estados Unidos. Como Maestro número 89 Mary es “Equilibrio Perfecto – como arriba, es abajo”

Profunda reverencia, HakuZan Dai-E
(Michael Wenninger)

Mamá. Por David Burmeister

La experiencia de la suave transición de Mary me recordó la cualidad y el espíritu de su sorprendente vida. La realidad sin esfuerzo de su trascendencia, fue un testamento de amor a su vida, de gracia, fluir, armonía y unidad. Mi querida Madre, ferviente amiga, maestra y fuente ilimitada de fortaleza y amor incondicional, volvió a nuestro Creador amoroso por la mañana temprano, el Domingo 27 de Enero.

Desde ese momento, muchos recuerdos de la notable vida de Mary han llenado mis pensamientos. Las historias que mi madre me contaba durante mi infancia acerca de mi abuelo, Uachi, quien decía fue uno de las grandes inspiraciones de su vida, me afianza en la conexión que tenemos con los seres que amamos, Aún mucho después que se han ido.

Volviendo a nuestros primeros días en California, antes de que mamá estuviera muy ocupada con sus clientes, y mi padre tenía que trabajar en dos o tres sitios, mi madre cuidaba de su anciana madre Shima, mi hermano Michael y yo más cinco hijos en acogida, y por supuesto, papá. Ella viajaba con regularidad al hospital de veteranos de LA para tratar enfermos; trabajaba de voluntaria en la Cruz Roja, y teníamos mesas electorales en nuestro comedor durante cada elección. Durante años mamá asistió a clases de estudio de La Biblia, lo cual más tarde descubrí estaba relacionado con su estudio de Jin Shin Jyutsu. A mediados de los 60, no mucho después de que empezara a aceptar a sus primeros clientes y estudiantes de Jin Shin Jyutsu, ocupaba la mayor parte de su tiempo con lo que parecía una corriente inagotable de gente necesitando su ayuda. Incluso a pesar de todo eso, ella siempre encontró tiempo para sus chicos.

Recuerdo los días de viajes familiares, con el coche lleno de animalitos, y mamá al volante. Ella estaba siempre dispuesta a todo cuando tocaba divertirse en familia. En el verano de 1972, no mucho después de movernos de LA a Scottsdale, Arizona, toda la familia se convirtió en propietarios de caballos. Bueno, realmente, los caballos, para mamá y papá fueron la idea de Michael y mía, y acabaron siendo dos grandes sorpresas de Navidad. El poni de mamá parecía ser un tipo tranquilo cuando le compramos. Perfecto para ella, pensamos nosotros. Lo que no sabíamos es que Trueno era un poni hambriento, y cuanto más comía mas brioso se volvía. Mamá aprendió a sujetarse fuerte. Antes de que pasara mucho tiempo la teníamos vestida con botas de Cow Boy, jeans y un cinturón con una gran hebilla del oeste. Creo que le ahorramos el sombrero.

Parece que la vida de Jin Shin Jyutsu de Mary realmente despegó después de movernos a Arizona. Finalmente tenía una oficina fuera de casa. Y, por primera vez, un sistema de apoyo de personas a su alrededor, que se ocupaban de los detalles. Estaba libre para sumergirse en sus estudios, su consulta y su enseñanza. Lo que hizo con la mayor capacidad. Los siguientes 18 años fueron un torbellino. Sabía que la popularidad de mamá estaba creciendo, pero no lo aprecié hasta unos años después. Creo que fue cuando me llevó a Europa por primera vez, justo después de graduarme que comencé a mi pequeña Mamá mas en términos globales. Pasé los siguientes años obteniendo mis graduación en la universidad y comencé a trabajar en el campo de la salud mental, cuando mi cuñada Marta me preguntó si estaría interesado en llevar la oficina de JSJ durante un par de años, mientras que ella y Michael, empezaban una familia. Fue en octubre de 1985, cuando volví de San Diego a Scottsdale para llevar la oficina por un par de años. Como todos sabéis, nunca me fui. Rápidamente comprendí la magnitud del trabajo de mi madre, así como su necesidad de tener a alguien cercano, un miembro de la familia, “intentar” regular su extenso calendario. El amor de Mary a Jin Shin Jyutsu, junto con un cuerpo sorprendentemente fuerte y saludable, y una mente libre de preocupaciones y fatiga, le permitió trabajar durante muchas horas, generalmente durmiendo 4 o 5 horas cada noche. Me siento extremadamente bendecido por haber estado con Mamá durante una parte de su vida tan dinámica. Desde el final de 1985 al comienzo de 1990, tuve el privilegio de viajar con Mary a lo largo de Estados Unidos y a Alemania, y fui testigo de las sorprendentes transformaciones en las caras, corazones, cuerpos y mentes de sus estudiantes. En Febrero de 1990 Mary se cayó en casa acabando su carrera como Maestra de Jin Shin Jyutsu.

En este momento, los médicos dijeron que Mary había hecho retiro involuntario y no sería capaz de volver a trabajar nunca más. Bien, esto es cierto, no volvió a enseñar a grupos, pero al cabo de un par de meses estaba de vuelta en la oficina viendo clientes, con su vieja amiga y colega Patricia Meador. Mary continuó bendiciendo la oficina de JSJ con su presencia y siguió siendo nuestra mejor fuente de inspiración durante todos esos años. Creo que de alguna manera tiene que haber sido agotador para Mary permanecer en este plano de la Tierra tanto tiempo, conociendo su Amor y conexión con nuestro Creador, pero esto no fue nunca evidente. La experiencia de Mary hacia el final de su vida fue la experiencia de una persona en comunión con nuestro Creador. ¡La sencilla felicidad de su ser es un regalo que siempre guardaré en mi corazón!. Mamá, te amo siempre …

Recuerdos cariñosos de Mary Burmeister

Yo tenía 11 años cuando me encontré con Mary en Japón. En ese tiempo Mary trabajaba como secretaria para un general de la Armada Americana. Durante ese tiempo ella también estudiaba Jin Shin Jyutsu con el Maestro Murai. El Maestro Murai le pidió a Mary que llevara JSJ a los EE UU y que lo diera a conocer a la gente de América.

Más tarde, después de graduarme, vine a los EE UU y viví con los Burmeister durante 2 años. En ese tiempo Mary era un ama de casa con dos niños pequeños. Probablemente fui uno de los primeros pacientes de Mary. Yo había nacido con un agujero en mi corazón y en ese tiempo yo estaba muy débil. Ella siempre estaba tranquila y siempre era muy buena conmigo. Siempre me decía que Dios estaba conmigo, ayudándome, así que no tenía que preocuparme de nada, Dios haría lo que pensara que era mejor para mí. Una vez que me fui ella empezó a ayudar a otras personas. Cuando volví a visitarla empezaba a estar muy ocupada. Se levantaba a las 5 a.m. y me daba un tratamiento antes de ir a la oficina a tratar a otros. Ni siquiera tenía tiempo para comer ni para cenar. Mordisqueaba algún sándwich. También empezó a enseñar a la gente JSJ, siguiendo los deseos del Maestro Murai. No solo enseñó la técnica, sino también la Filosofía de JSJ. Su deseo era ayudar a la gente física y mentalmente. Después se movió a Arizona.

Pocos años después ingresé para una operación de corazón en la Universidad de Stanford en S. Francisco. Una semana después de la operación surgió una complicación, me moría. Mary canceló todas sus citas y voló al hospital, dándome tratamientos varias veces al día. Más tarde me dijo que no estaba segura de poder ayudarme. Para sorpresa de los médicos y las enfermeras, cada día estaba mejor. Siento que le debo mi vida a Mary, sin ella no estaría tan sana como estoy hoy. Viviendo en Tokio no ha sido posible visitarla tan a menudo como me hubiera gustado, pero siempre pienso en ella. Tiene un poder especial para ayudar a la gente. Ella es tan tranquila, pero tiene mucho poder y carisma para enseñar a la gente. No le importaba la propaganda, no le importaban los negocios, ni siquiera le importaba su salud, su vida, solo le importaba Jin Shin Jyutsu. Ahora Jin Shin Jyutsu se está extendiendo por todo el mondo. Es increíble cuanto poder tenía en un cuerpo tan pequeño. Se marchó con mucha paz. Es muy triste para nosotros, pero espero que Jin Shin Jyutsu continúe creciendo alrededor del mundo y ayudando a mucha gente. Esto es lo que le gustaría a Mary. Gracias Mary desde lo más profundo de mi corazón.

Amor,

Hisako

De Pat

Mary and Patt Jin Shin Jyutsu

Mary and Patt Jin Shin Jyutsu

Nuestra gran pérdida ha sido la ascensión de nuestra amada amiga y maestra Mary Burmeister. Estaremos eternamente agradecidos por su amor incondicional y enseñanza.

Sabemos que, a menudo decía, “Gracias, Dios”, y yo sabía que tenía una línea directa con Dios.

Rumi llamaba al cuerpo “la tumba del Alma”. Ahora Mary, sin obstáculos, puede compartir con otros en la Esfera de los Seres Perfectos.

Nos emocionamos por ella en esta transición, y ahora en su ausencia, podemos decir “Gracias Dios – por Mary”

Afectuosamente,

Pat

Philomena Dooley – Instructora, Boulder, Colorado

Philomena & Mary Jin Shin Jyutsu

Philomena & Mary Jin Shin Jyutsu

No tengo palabra para describir mi relación con Mary y todo lo que ella hizo por el mundo. Hace 30 años conocí a Jin Shin Jyutsu y Mary Burmeister. A través del regalo que el Maestro Jiro Murai le dio a Mary mi cansado y gastado cuerpo que desde hacía 19 años necesitaba cuidado médico (medicación diaria y visitas semanales al médico para análisis) volvió a un estado de salud y felicidad por los angélicos cables para recargar de Patricia Meador. Mary estaba siempre disponible cuando surgía alguna crisis (y hubo algunas serias crisis) Mi formación médica de 21 años me había hecho creer que lo mejor que uno podía hacer era tomar su medicina y continuar existiendo de la mejor forma posible.

Jin Shin Jyutsu Fisio-Filosofía nos permite cambiar nuestro estado de Existir en un estado de Ser. Con los 50 años de estudio e investigación del maestro Jiro Murai, y los más de 50 años de estudio y enseñanza de Mary, la humanidad ha recibido una sorprendente herencia.

Mary decía, “1% inspiración y 99 % transpiración – es todo lo que hace falta”. Como resultado del 99 % de transpiración estoy bendecida con la capacidad de usar mis cables para recargar cuando surge la necesidad. Gracias Dios, y gracias Mary.

Estoy en un crucero en Sudamérica y la Antártida. El 25 de Enero leo el correo de David contándonos la situación de Mary. En la madrugada del 27 estoy despierta mirando el magnífico escenario de glaciares e icebergs desde nuestro balcón. El barco está navegando hacia el Este a través del Estrecho de Magallanes, rumbo hacia la Antártida. Todo era hermoso y pacífico mientras empezaba a amanecer. El amanecer era de lo más inusual. Las nubes eran algodonosas, puro blanco y con bordes dorados – un dorado luminoso, puro, brillante, con un cielo de polvos azules apareciendo. Verdaderamente era un amanecer único, algo que ni Miguel Ángel podía haber soñado. Hice notar a Roger que algo especial estaba sucediendo y le mencioné que Mary podía estar en transición. Era entre las 6 y las 6 y cuarto de nuestra zona horaria, que corresponde con las 1 a 1:15 en Arizona. Me dije a mí misma que podía ser Mary camino de su paraíso.

Enero=1, 27=9, 2008=10, así el Motor Primario habiendo completado de 1 a 26 está ahora entrando en el Nuevo Ciclo.

El 31 de Enero, cuando estábamos en la Antártida se ofreció una misa funeral a Mary, oficiada por el Reverendo Canon Eugene Nee, a bordo del MS Prinsendam. Asistieron muchos pasajeros.

Con amor y gratitud a Mary por todo el amor que compartió con cada uno de nosotros. Me siento humilde por la magnitud de todo lo que ella nos ha dado. Su valía está más allá de lo que se puede expresar con meras palabras.

Matthias Roth – Instructor, Hamburgo, Alemania

Queridos amigos

El Domingo, 27 de enero a las 9:15 horas en Centro Europa (1:15 Arizona) Mary Burmeister de 89 años de edad se fue en paz.

Mi recuerdo de esta mujer, que tocó y transformó mi vida profundamente será el de su fluir. La veo sentada, de pié enfrente de grupos de gente, “simplemente siendo donde ella es”. La veo fluyendo con su narrativa, siguiendo el flujo de inspiración, abandonándose a ese fluir, pero nunca ahogándose en el. ¿Un Maestro? Puede que lo haya sido para algunos. Lo que me ha tocado es que ella no se posicionó como tal.

¿Entonces, lamentar? Quizás por nosotros, solo siempre por nosotros, porque se nos ha dejado atrás, se nos ha dejado solos. A los humanos no nos gusta estar solos, aunque durante muchos años hayamos sido capaces de caminar solos. Apenarse solo por nosotros: se nos permite…

¿Desear? Ella está – aún todavía y siempre – donde está – dudaría en decir “donde se supone que tiene que estar” … ¿así que desear qué? ¿Paz para su alma que todavía me toca aún estando donde está, todavía con la precisión de solo Ser?, ¿paz para mi alma que a veces la echará de menos, a pesar de que sus regalos, las cosas que fui capaz de recibir de ella, hace tiempo que se han convertido en parte de mí? ¿Quién sabe…? quise compartir este momento con vosotros y volver al silencio. Que tengáis una tarde maravillosa.

Matthias Roth